EL
ALMA

Dicen que mi habilidad manual, creatividad y detallismo me viene de mi bisabuela materna, la insigne “abuela Catalina”, dotada de un gusto exquisito, impropio de una habitante de la alejada isla de Fuerteventura de principios del siglo pasado. Ella era capaz de crear verdaderas obras de arte a partir de los materiales más insospechados de los que podía disponer en aquel remoto lugar de limitados recursos.

Mi carácter, sin embargo, lleva impreso el sello de mi padre, un castellano de raza pura. De él heredé, entre otras cosas, mi optimismo tranquilo, el entusiasmo, paciencia, perseverancia, la capacidad espacial para bocetar mis piezas y la inquietud por buscar constantemente ese “algo nuevo” que crear. Ambos atesoramos un gran “mundo interior”, enorme, privado y libre. En él encontramos refugio, respuestas, conciliación, paz … siempre “colocando muebles” y siempre bullendo ideas.

EL PODER
DE LAS COSAS BONITAS

En mi caso, esas ideas han tendido por naturaleza a buscar la belleza en las cosas que me rodean. Desde niña he pensado que las cosas bonitas encierran un poder cautivador, tan sutil como real. Un objeto bello siempre transmite, define y habla en nombre de la persona a quien pertenece. Es capaz de despertar en nosotros admiración, imaginación y emociones.

BLASŌN nace no sólo con el propósito de ofrecer una firma de complementos para mujer, BLASŌN es un forma de compartir la satisfacción de crear cosas bonitas. Con ella te brindo la posibilidad de realizar tu propio diseño, combinado los elementos y colores que hablan de ti y de tu estilo. Cuando lo tengas en tus manos disfrutarás -como lo hago yo- de tu creación.

Begoña Carretero